jueves, 17 de mayo de 2012

El colegio y los profesores ante el Bullying

  • ¿Cómo debe actuar el colegio?
  • Que la disciplina se mantenga en clase y en la escuela en general es fundamental para la construcción de una buena conducta.
  • Es importante la supervisión de los alumnos dentro y fuera de lal clases, en los patios, baños, comedores, etc.
  • Establecer claramente las reglas de la escuela y las acciones que se tomarán en conductas como el bullying.
  • Actuar rápido, directa y contundentemente en el caso de que se presente alguna sospecha de acoso escolar.
  • La escuela debe estar abierta a las quejas y sugerencias del alumnado y padres de familia, se sugiere la colocación de un buzón.
  • Realizar cursos o conferencias para padres y maestros donde se puedas tratar temas como el bullying.
  • Adicionar o reforzar el tema de la educación en valores en el curso de los estudiantes.
 

¿Por qué es necesario que intervengan los profesores?
  • Son los adultos que modelan y guían las actitudes y conductas en los colegios.
  • Son los responsables de velar per la seguridad del alumnado.
  • Tienen una alta probabilidad de ser los primeros en detectar las diferentes situaciones de abusos.
  • Tienen la responsabilidad moral y profesional de atender las demandas socio-afectivas del alumnado.
  • La indisciplina y la violencia que pueden generarse en los centros, recae directa y negativamente en el desarrollo de su labor profesional.
  • Pueden ser parte directamente implicada en el problema, cuando se dan agresiones.
  • Son los primeros adultos a los que pueden acceder el alumnado en situación de riesgo.
  • Son conscientes, como colectivo, de las dificultades que encuentran para mantener en sus centros ambientes de buena convivencia.
 
 


¿Qué deben hacer los profesores?

  • Identificar a la víctima y el agresor.
  • Puede apoyarse en los alumnos para identificar casos de acoso, deben ser muy inteligentes y saber quién puede darles información valiosa.
  • Si ha detectado a la victima verifique preguntando a sus padres si el niño presenta dificultad para conciliar el sueño, dolores en el estómago, el pecho, de cabeza, náuseas y vómitos, llanto constante, etc. Si es necesario investigue y observe más al niño.
  • Siga al niño a una distancia prudente a los lugares donde comúnmente esta sin vigilancia, seguramente se encontrará con el chico que lo está acosando.
  • En las paredes de los baños o las puertas de éstos, los niños suelen escribir burlas y agresiones, revíselas.
  • Tenga consciencia de que tanto el agresor como la victima sufren, y por lo tanto necesitan ser atendidos y tratados.
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada